martes, 3 de septiembre de 2013

AÑOS 90: Terminator 2: El juicio final



Han pasado unos 13 años (para los telespectadores solo 7) y John Connor  (Edward Furlong) se ha convertido en un adolescente problematico y rebelde que vive en una casa de acogida. La legendaria Sarah Connor (Linda Halmiton) está ingresada en un psiquiátrico donde nadie cree la historia que vivió años atrás sobre cyborgs del futuro que venían para matarla y el fin del mundo.

Arnold Schwarzenagger "El Terminator bueno"
Pero Skynet tras el fracaso del primer Terminator ha enviado otro, mucho más moderno que los modelos que le preceden para acabar directamente con John siendo un niño. 

John Connor (Edward Furlong: su papel mas importante)

El nuevo Terminator es un modelo T-1000 (Robert Patrick) de metal liquido con la capacidad de transformarse en cualquier persona o incluso crear armas blancas. Por supuesto la resistencia, tampoco se ha quedado atrás y en misión de proteger al joven John, el Connor del futuro ha reprogramado al viejo y prehistórico modelo T-800 (Arnold Schwarzenegger) para protegerle y la duda vuelve a estar servida ¿quién llegará primero?

Robert Patrick
Sí, sí, por supuesto llega antes el "chuache", no sin antes enfrentarse cara a cara con el T-1000 y destrozar un centro comercial.

Polialeación mimética, conocido popularmente como T-1000
Ante el fallido intento de matar a John, Sarah se volverá a convertir en objetivo. John obligará al T-800 a ir en busca de Sarah a "El Pescadero", el centro psiquiátrico, allí se volverán a enfrentar con el temido T-1000 y todo bajo la atenta mirada del Dr. Silberman (Earl Boen) que no le queda más remedio que empezar a creer en las locuras de Sarah, ya que se fue antes de que empezará la masacre en la comisaria en el 84, ahora lo está viviendo en situ.

Dr Silberman (Earl Boen) descubriendo la verdad de Sarah.
Pero emocionalmente Sarah vincula la cara del T-800 al terror que sufrió cuando era joven, asique le costará un poco confiar en aquel que un día la quiso matar. No es hasta que ve a su hijo, cuando empieza a creer que ahora es su protector.

Sarah Connor (Linda Hamilton) irreconocible desde el 84
Vuelven a dejar atrás al t-1000 y se dirigen a México, donde Sarah tiene escondido todo un arsenal, allí mismo se le ocurrirá la idea de que matando al Dr. Miles Dyson (Joe Morton), que es quien está trabajando con el chip y el brazo que encontraron  cuando los cyborg nos visitaron la primera vez, vamos uno de los máximos responsables de que las maquinas se revelarán,  no habrá guerra.

Miles Dyson (Joe Morton) responsable involuntario.
Asique Sarah se escapa sola a Los Ángeles para ejecutar a Dyson,  aunque la conciencia la ganará la batalla, y cuando John y cyborg llegan para detenerla, se encuentran con una desolada Sarah y un asustado Dyson. Más tarde, más tranquilos,  disfrutando de una humeante taza de café, deciden destruir los archivos en los que Miles está trabajando y para no dejar ningún cabo suelto, destruirán toda la planta si es preciso.

El t-1000 disfrazado de suelo
Por supuesto no están solos, la policía y el t-1000 van a intentar detener a los allanadores, terminando así con otra persecución entre Sarah, John y el cyborg escapando del t-1000, hasta llegar a una fabrica, que le tendrán que enfrentar cada uno a su momento, lo  que no será nada fácil, debido a su estructura que ni le impactan  las balas, ni le afecta el nitrógeno liquido (aunque por un momento parezca que sí).

El nitrogeno liquido puede llegar a ser un arma ante el t-1000

El resultado de esta secuela, resulto ser un tremendo taquillazo. Fue una de las más caras en su época pero también fue una de las más rentables. Escrita, producida y dirigida por James Cameron, la cinta nos presentaba a Edward Furlong (hubieran contado con él para la tercera si no fuera por sus adicciones) y aprovechaba, más aún, el tirón comercial que suponía  Schwarzenegger. Y podemos destacar, que en la versión DVD se incluyen escenas, nunca vistas antes, como la aparición de Kyle Reese (Michael Biehn) mientras que Sarah está internada. Técnicamente hablando Terminator 2 fue pionera en el uso de efectos especiales con ordenador. La "gran" academia le otorgó 4 Óscar: Mejores efectos visuales, Mejor sonido, Mejor maquillaje y Mejor edición de sonido. Y en los BAFTA, también salió con 2 estatuillas: al sonido y a los efectos especiales.

John Connor ahora (Edward Furlong). ¿El lider de la resistencia?
Pero sin duda el mejor premio se lo dio la audiencia, que salió encantada con la película, pues tenía más dosis de humor y una camaradería entre el hombre y la maquina, que ni de lejos se imaginaba 1984. Así se forjó otra de las sagas que cuenta con 2 películas más e incluso una serie. 

"Hasta la vista... baby"
Ahora mi mayor preocupación es saber con qué  frase cierro la entrada: con la épica "Volveré" que es firma de Arnold como actor en todas sus películas o con la que popularizó la propia película y se convirtió en hito de Terminator... vale... ya lo tengo claro... SAYONARA... BABY!!!!!!!!!!!!

By Eva.

1 comentario:

  1. Me gustó mas que la 1, es una pelicula de culto jeje

    Un beso

    MJ

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...