sábado, 21 de abril de 2018

DOS RUBIAS DE PELO EN PECHO



Nominada a cinco premios Razzie en 2005, incluyendo peor película, peor actriz (nominación compartida por los hermanos Wayans), peor director, peor guion y peor pareja en pantalla. Y estoy indignada porque como buena leo y competitiva que soy, no se llevó ninguna de sus nominaciones. Sin menospreciar la critica que la considera la peor película de 2004. Pues así, con este anunciado, quiero presentar a la que para mí es la mejor comedia del S. XXI.
Marcus (Marlon Wayans) y Kevin (Shawn Wayans)
Recuerdo verla en cine. Y pensar durante los primeros minutos que era un tipo de humor fácil, del que me sacaría un par de sonrisas y nada más, pero fue finalmente ver a uno de ellas escupirse el pelo de la cara y ya no parar de reír… llevo 14 años riéndome.
Tiffany (Marcus Copeland) y  Brittany (Kevin Copeland)
Kevin (Shawn Wayans) y Malcus (Marlon Wayans) son los agentes Copeland (hermanos en la realidad y en la ficción) del FBI. Seguramente los agentes más chapuzas de todo el departamento.
¿Y Elliott Gordon (Frankie Faison) es igualito a Denzel Washington?
En contrapartida tienen como compañeros a Jake Harper (Lochlyn Munro) y Vicente Gómez (Eddie Velez), compañeros y rivales, pues Harper y Gomez van asciendo en su trabajo. Gómez se pasará la película haciendo elecciones imposibles a su compañero Harper.
Jake Harper (Lochlyn Munro) y Vicente Gómez (Eddie Velez) ¿A quien elegirias... con hongos?
El jefe de todos ellos es Elliott Gordon (Frankie Faison), está cansado de las meteduras de pata de los Copeland y les ofrece, un trabajo, que nadie del departamento quiere, y que resulta aparentemente fácil. Solo tienen que llevar a las hermanas Wilson del aeropuerto a un hotel de los Hampton, ya que hay rumores de que las hermanas pueden ser secuestradas. Durante el pequeño trayecto: aeropuerto - hotel, las hermanas Britanny (Maitland Ward) y Tiffany (Anne Dudek) Wilson sufren un accidente donde se hacen una pupita en el labio y un rasguño en la nariz, por lo que deciden no presentarse a los Hampton.
De izda a dcha: Britanny (Maitland Ward) ,Tiffany (Anne Dudek) Wilson y Baby
Temiendo por ser despedidos, tras el fracaso de no llevar a las hermanas a los Hampton, Kevin propone disfrazarse para hacerse pasar por las hermanas. Marcus, termina accediendo. Y se convierten en las hermanas Wilson. Rubias, blancas y extremadamente pijas y superficiales.
Latrell (Kevin Copeland) junto a Denise (Rochell Aytes)
Kevin se hará pasar por Brittany. Y terminara por tener una tercera identidad para conquistar a Denise Porter (Rochell Aytes), una periodista de la prensa rosa a la espera de conseguir un buen artículo de investigación.
"Sujetame al caniche"
Marcus, se convertirá en Tiffany, la que va con su perrita “Baby” a todos lados. Además conseguirá algo que ninguna mujer ha conseguido: Enamorar a Latrell Spencer (Terry Crews) un mujeriego y millonario jugador de baloncesto. Que a pesar de ser negro, es racista.
Amor a primera vista
 De Marcus también habría que decir que es intolerante a la lactosa y está casado con Gina (Faune A. Chambers), quien a su vez está convencida de que su “amorcito” tiene una aventura.

Gina (Faune A. Chambers) sospecha que Marcus se ve con alguien
Las Brittany y Tiffany falsas llevaran su mentira hasta sus propios compañeros del FBI, pero sin duda las mejores parte de la película son cuando pasan tiempo con Lisa (Jennifer Carpenter), Karen (Busy Phillops) y Tori (Jessica Cauffiel). Estas las presentan a sus archienemigas las hermanas Vandergeld, Megan (Brittany Daniel) y Heather (Jaime King).

Karen (Busy Phillops), Lisa (Jennifer Carpenter) y Tori (Jessica Cauffiel) adoran a las nueva Wilson
Enfrentamientos verbales y competiciones de baile son como arreglaran sus redecillas para ser las más populares de los Hampton. Las Vandergeld son hijas de Warren (John Heard) un exitoso hombre de negocios que a su vez presta su nombre en diferente causas benéficas, incluyendo una subasta donde Latrell conseguirá su ansiada cita con Tiffany.
Megan (Brittany Daniel) y Heather (Jaime King) Vandergeld. Rivales desde los 8 años.
Y cierra el cartel, Heath (John Reardon) el novio de Heather y Russ (Steven Graym). Dos tipos que también harán la vida imposible a las hermanas Wilson, eso sí, al más puro estilo Pier Nodoyuna, volviéndose contra ellos todos sus planes de burlarse de las Wilson.
Russ (Steven Graym) y Heath (John Reardon)
Me parto con esta comedia. Que la crítica aplasta pero el público adora. Yo adoro. Es, creo, la única película en la que he usado más frases en mi vida cotidiana (que no todo el mundo entiende) y que yo sigo utilizando “Osea Ciao”
Engañando a su propio jefe
Una película que todo queda en familia. Pues si bien los hermanos Wayans son los protagonistas, Keenen Ivory, uno de los hermanos mayores Wayans,  es que son muchos, es el director.

Copia del vestido que Björk llevaba en los Oscar 2001
La cinta, que a priori tuvo un presupuesto de 37 millones de dólares, logró triplicar la cifra hasta conseguir más de 113 millones. Yo por supuesto colaboré en esa cifra, que si bien fui al cine a verla, no dude comprarme el DVD cuando salió a la venta, con versión extendida incluida, donde además se encuentran un par de cosas divertidas, cuyas frases también me las he agenciado.

Duelo de bailes
Y esa ¡guauuuuuuuuu! Banda sonora. Lo mejorcito de 2004. Beyonce, Maroon 5, 50 cent, Eminem, No Dount, Britney Spears, Black Eyes Pears, hasta con su toque clásico que sus protas cantan “La Bamba” y “Guantamera”. Todo ello abanderando por la canción, seguramente más conocida de la película: “A Thounsand miles” de Vanessa Carltoon, ya de por sí vinculada a Terry Crews, quien afirma que es su canción favorita.

"Making my way downtown walking fast..."
Y no sería la última vez que veríamos a Crews cantar una canción en un flamante descapotable, también lo veríamos en “Click”. Y a pesar de que Crews fue jugador de rugby, el nombre de su personaje tiene un cierto parecido sonido con el de otro jugador de baloncesto: Latrell Sprewell. También las hermanas Wilson recuerdan mucho a unas hermanas cuyo apellido corresponde a la de una famosa cadena de hoteles de lujo. Mientras que Vandergeld es un juego de palabras que hace referencia al "dinero" en holandes.
Warren Vandergeld (John Heard) esconde un secreto

“White Chicks”, que no lo sabía pero “chicks” es otra forma de decir chica, es el título original, por lo que “chicas blancas” hubiera sido  menos enrevesado que “Dos chicas de pelo en pecho”, un título que tendrían que replantearse si dieran luz verde a la secuela, “dos rubias de pelo en pecho 2” quedaría fatal. La secuela es algo de lo que ya han hablado en algunas ocasiones pero que parece que no termina de coger forma.
Britanny y Tiffany no se saben su parte de "A thousand miles"
Lo dicho. Para mí es la mejor comedia del siglo XXI, y me da igual cuantas nominaciones a los razzies tuvo, o cuantos críticas la echaron por tierra, a mí me sigue encantando. Y sigo poniendo su tonito cuando citó sus frases, o sigo imaginándome a Latrell bailando “Satisfaccion” de Benny Benassi, o inventándome la letra de “A thounsand miles” me siguen dando “B.A” (berrinches de arpía), Denzel Washington sigue siendo el hombre de “chocolate más sexy”, si se va el sol pregunto ¿Quién ha pagado el sol?, si me hacen alguna broma… “rompo… rompo a llorar”, los negros con cuerpazos son “Schwarzenegro”, los perros con mandíbulas de cocodrilo “son de la familia… fiu fiu”, si tardo mucho en hacer algo es porque me estoy “acicalando el chimichurri”, si digo negro “me aseguro que no haya ninguno cerca” pero si escucho funky es que por que en “otra vida fue negrita”, “las cosas de los 80 son horteras como las hombreras”, yo no pago en efectivo pago en ¡cashhhhh!, yo no pido bailar digo “baila conmigo, baila conmigo”, “me voy de compraassssss” y me aseguro de que mi amiga no se convierta en una “cleputumana”, y no me tires de la lengua “si toca hablar de mamuchis”, si veo algo diferente en alguien le pregunto si ha puesto “colágeno” pero si me sorprende su repuesta le pregunto “ ¿se puede hacer?, ¿se puede?. Y pregunto a mi amiga a quien prefiere de sus hombres si tuviera, por ejemplo, hongos. Y eso solo lo que me acuerdo ahora.

Vamonos... a hacer... "white chicks 2"
Los Wayans han hecho muchas más comedias, e incluso parodias, donde se han dejado ver algún que otro miembro del reparto de “Dos rubias de pelo en pecho”, pero ninguna me ha cautivado tanto como esta película. Casi 2 horas en las que me lo paso genial, que importa lo que diga la crítica... “osea ciao”.

By Eva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...